Open/Close Menu Congregaciones en Cancún para estudiar las Raíces Hebreas y la biblia en su contexto hebreo

¿Bíblicamente se pueden mezclar carne y lácteos?

La prohibición  de cocinar carne con leche es mencionada tres veces en la Torá.  Los grandes sabios del Talmud tratan muy extensamente este tema basados en el Kashrut que consiste en todas las reglas alimentarias prescritas por la Torá, analizadas y desarrolladas en el Talmud, y finalmente codificadas en el código legal judío: “Shul jan Aruj”. Que es el mayormente aceptado desde el punto de vista halájico por casi la mayoría de las autoridades rabínicas.

La prohibición de mezclar carne y lácteos

La prohibición de mezclar o cocinar carne y lacteos se base en estas tres citas:

    • Deuteronomio 14:21 No deben comer nada que haya muerto de muerte natural; dáselo al extranjero que haya en tu comunidad para que coma, o puedes vendérselo a un forastero. Porque tu eres un pueblo consagrado al Eterno tu Elohim. No debes hervir un cabrito en la leche de su madre.
    • Éxodo 23:19 Lo mejor de los primeros frutos traerás a la Casa del Eterno tu Dios. No cocerás un cabrito en la leche de su madre.
    • Éxodo 34:26 Lo más selecto de los primeros frutos de tu suelo traerás a la Casa del Eterno tu Dios. No cocinarás un cabrito en la leche de su madre.

Definicion de cocinar

La palabra “cocinar” o ” guisar”, como aparece en nuestras Biblias, tiene su raiz  en la palabra “cocer” y de acuerdo a la concordancia Strong  (H1310), que en hebreo es “bashal” significa literalmente “hervir”, “ser hecho en cocimiento”, “asar”, “cocer”, “guisar”, “madurar”, o “cocinar”.

De acuerdo a la halajá

De acuerdo al kashrut o código legal judío ‘Shuljan Aruj’:

1.- Esta prohibido cocinar, freír o azar carne con productos lácteos.

a) Si por error se cocieron productos lácteos en un utensilio destinado a la carne o viceversa, la comida queda prohibida y no se puede utilizar de nuevo el utensilio antes de ser “casherizado” (proceso de purificación de los utensilios).

b) Si por error o por accidente, una comida de carne y productos lácteos se mezclan en un mismo recipiente frío,  sin haber sido guisados juntos (ejemplos: leche fría se derramó sobre una comida caliente de carne,  o si carne caliente se derramó sobre leche fría, o leche caliente sobre una comida fría de carne, o bien el caso más delicado de mezcla de carne y productos lácteos ambos calientes), en todos estos casos se consultara rabinos competentes.

c) Si se introdujo por error una cuchara de leche en una sopa caliente de carne, o viceversa, si la cuchara fue utilizada menos de 24 horas antes, la sopa sólo será permitida si su volumen es más de 60 veces superior a la parte de la cuchara que se sumergió en ella. De lo contrario la sopa esta prohibida y la cuchara deberá ser casherizada. Si tanto la cuchara como la sopa estaban frías, no hay problema, se enjuaga la cuchara y todo está permitido.

2.- Esta prohibido consumir junto carne y productos lácteos.

a) Después de haber consumido carne , o incluso caldo de carne, jugo o grasa de carne, hay que esperar seis horas antes de consumir leche o lácteos.

b) Después de haber consumido leche o productos lácteos, se puede consumir inmediatamente carne o comida a base de carne, enjuagándose bien previamente la boca y los dientes.

c) Un enfermo, aun sin gravedad, puede limitarse a esperar un intervalo de una hora entre carne y leche.

3.- Esta prohibido sacar provecho de carne cocinada con productos lácteos.

a) Si se toma una comida de carne inmediatamente después de una comida de una comida de leche, se deben retirar los utensilios y el mantel que sirvieron para la leche y luego color el mantel y los utensilios reservados para el consumo de la carne.
Ademas se suele separar en dos comidas recitando al final de cada una de ellas el ‘Birkat Hamazón’ (bendición después de la comida).

b) Dos personas no deben sentarse en una misma mesa si una toma comida de carne y la otra productos lácteos, al menos que utilicen manteles diferentes o que coloque una separación entre ellas.
Es preferible que cada uno disponga de su pan y sal por separado y su propio vaso.
Esto prohibición de mezclar carne y leche se aplica no solo a la carne de ganado sino también a la carne de aves kosher.

¿Entonces bíblicamente que debemos hacer?

Antes de llegar a una conclusión debemos entender lo que motivó a que los sabios rabinos del Talmud, establecieran todos estos tacanot (cercos al rededor de Torá).

En los ritos religiosos paganos griegos y romanos, a los dioses de la tierra y el inframundo se les ofrecían animales en holocasto, sacrificados de noche y quemados por completo.

Un holocausto consistía en el sacrificio de animales cuyo cuerpo es completamente consumido por el fuego como ofrenda a las divinidades. A diferencia de otros sacrificios como el “moirocausto”, en el que una parte de la víctima es quemada y  ofrecida a los dioses y otra parte consumida como alimento,  la cual se cocía con leche o miel. Es probable que este tipo de rituales a sus deidades de estos pueblos paganos, que tuvieron un contacto  directo con el pueblo hebreo, motivara que se pusieran estos cercos de no mezclar la carne y la leche.

Pero si observamos y analizamos nosotros mismos desde un punto de vista literal los tres pasajes, podemos ver claramente que esta hablando con respecto a cocer simultáneamente al cabrito en la leche de su madre.

También es entendible esta prohibición por el principio de evitar la crueldad hacia los animales, ya que es muy claro que el cocinar a un cabrito en la leche con la que debía ser amamantado, es más que obvio que es un acto de crueldad.

Evidencias Bíblicas

Dicta una regla de interpretación que para establecer una doctrina busquemos al menos dos versos que respalden esto.

Y en la Torá tenemos dos pasajes donde evidentemente hay una mezcla de carne y lácteos:

Génesis 18:6-8 Entonces Abraham fue de prisa a la tienda a Sara, y le dijo: Toma pronto tres medidas de flor de harina, y amasa y haz panes cocidos debajo del rescoldo.
Y corrió Abraham a las vacas, y tomó un becerro tierno y bueno, y lo dio al criado, y éste se dio prisa a prepararlo. Tomó también mantequilla y leche, y el becerro que había preparado, y lo puso delante de ellos; y él se estuvo con ellos debajo del árbol, y comieron.

Generalmente se dice en el judaísmo que pasaron ciertas horas entre ambos alimentos, pero el contexto nos muestra que es muy poco probable, sino todo lo contrario, era una comida de “buenas nuevas” para Abraham.

  • Deuteronomio 32:13, 14 Lo hizo subir sobre las alturas de la tierra,
    Y comió los frutos del campo,
    E hizo que chupase miel de la peña,
    Y aceite del duro pedernal;
    Mantequilla de vacas y leche de ovejas,
    Con grosura de corderos,
    Y carneros de Basán; también machos cabríos,
    Con lo mejor del trigo;
    Y de la sangre de la uva bebiste vino.

Aquí tenemos entonces dos pasajes de la Escritura donde claramente se ve esta mezcla tanto por Abraham como por Moshe.

Andando en amor y sin ser tropiezo

En conclusión y basados en la Torá  podemos decir que si la carne y los productos lácteos, no fueron ofrecidos a rituales o dioses paganos, si tenemos plena conciencia de que son productos aprobados por la Biblia, no veo ninguna restricción bíblica en comer o guisar carne y lácteos simultáneamente.

Sin embargo somos llamados también a no ser tropiezo a otros, incluyendo nuestros hermanos judíos. Es por ello que Pablo nos anima a seguir un camino más sublime: el camino del amor.

  • Romanos 14:13-16 Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano. Yo sé, y confío en el Señor Jesús, que nada es inmundo en sí mismo; mas para el que piensa que algo es inmundo, para él lo es.
    Pero si por causa de la comida tu hermano es contristado, ya no andas conforme al amor. No hagas que por la comida tuya se pierda aquel por quien Cristo murió. No sea, pues, vituperado vuestro bien;
  • 1a Corintios 10:31-33 Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.
    No seáis tropiezo ni a judíos, ni a gentiles, ni a la iglesia de Dios; como también yo en todas las cosas agrado a todos, no procurando mi propio beneficio, sino el de muchos, para que sean salvos.

Esto qué significa, que tienes libertad de comer y beber lo que aprueba la Biblia que como vimos no hay ningún problema en mezclar carne y lácteos, sin embargo si sabes que algún judío va a comer contigo o vas a participar de los alimentos en una comunidad judía considera dejar esa libertad por un momento con tal de no dañar la oportunidad de poderles compartir y hablar del Mesías por causa de la comida.

¡Qué el Eterno nos ayude a construir shalom!

CategoríaAlimentación, Kosher
  1. 12 septiembre, 2017

    asi es, tambien lo abia pensado de esa manera, el mandato es claro, no cocinar el cabrito en la leche de la madre esto es perversidad, pero si como carne con un jugo que contenga leche no estoy trasgrediendo, gran aporte EL ETERNO LES BENDIGA SHALOM

    • 19 septiembre, 2017

      Hola Mauricio, sigamos construyendo shalom!

  2. 7 febrero, 2018

    hola solo por curiosidad, el Texto expresa que la prohibición es en la leche de su madre, y nada mas, entonces el texto de la Torah aplica sin importar estas palabras, en Gn. 18:8 dice: Además del ternero, Abraham les ofreció a sus invitados mantequilla y leche.
    como tal tenemos un problema si fue antes o después de Moisés esta prohibición, saludos

    • 12 marzo, 2018

      Shalom Moises, si entendimos bien la pregunta sería que la prohibición de ‘no comer el cabrito en la leche de su madre’ viene después del tiempo de Moises. Lo relevante que Abraham haya comido es que es una pauta para darnos cuenta que no esta prohibo por la Torá, pero lo que confirma esto es en Deuteronomio 32:14 donde tenemos una evidencia más de mezclar carne y lacteos.

Escribe un comentario

*

Your email address will not be published.

© 2012 -2018 KEHILÁ Camino a Emaús.
Todos los derechos reservados

Síguenos en:          
Simple Follow Buttons
Simple Share Buttons